Kaizen e Industria 4.0: los beneficios de la tecnología aplicados a una filosofía de trabajo

La cultura japonesa atraviesa toda la vida de sus habitantes y cuando vemos sus resultados, esa filosofía traspasa fronteras y se aplica también en occidente. Kaizen y mejora continua van de la mano, pero no se trata de un programa o un proyecto dentro de la empresa, sino de una filosofía, un modo de trabajar.

La metodología Kaizen tiene como eje al empleado y desde el management se busca impulsar en él un cambio de actitud con respecto a su trabajo para orientarlo hacia la mejora permanente, hacia la búsqueda de la perfección.

Uno de los ejes en este método tiene que ver con la predisposición del empleado de detectar y corregir a tiempo errores, fallas en los procesos, aspectos que no generan valor o que generan desperdicios, por ejemplo.

La incorporación de la tecnología a partir de la digitalización de procesos aporta información clave y más herramientas para que la detección de estas fallas sea inmediata y se corrija en tiempo real. En este sentido, los beneficios son:

  • Aumentar el nivel de calidad.
  • Mejorar la satisfacción del cliente (con disminución de las No Conformidades de clientes).
  • Optimización de la gestión de la empresa.
  • Incrementar en el rendimiento de equipos humanos.

Para concluir, hay que destacar que es vital el compromiso de toda la organización, fundamentalmente desde el management facilitando los recursos necesarios para que la búsqueda sea exitosa.