Desafíos de la transformación hacia la Industria 4.0

Para que la incorporación de la tecnología a las organizaciones no sea sólo la implementación de equipamiento, es fundamental que se conciba este proceso como parte de una etapa propia de la evolución de las empresas. En este sentido, se deben considerar una serie de desafíos.

Adaptación de los procesos: para aprovechar al máximo sus ventajas, los procesos internos de las compañías deben ser amigables a este nuevo emprendimiento. De nada sirve contar con información en tiempo real si la toma de decisiones basada en procedimientos no es inmediata.

Capacitación: al igual que la anterior, contar con recursos humanos entrenados no sólo para operar la tecnología sino para sacar lo mejor de ella.

Comunicación: el proceso de transformación debe ser acompañado por una comunicación adecuada hacia todos los niveles para articular la cultura organizacional y fomentar el desarrollo de una mentalidad digital colaborativa.

Innovación permanente: la transformación hacia la digitalización industrial no es un proceso que comienza y termina sino un tren al que nos subimos para no bajarnos más si queremos llegar a destino.

Por último, adaptar los procesos de reclutamiento para que los nuevos recursos ya cuenten con las habilidades duras y blandas necesarias para brindar resultados desde el minuto cero.